Critica de la película Azotes de Barrio

AZOTES DE BARRIO: NADA DE QUE PERDERSE

En Venezuela se ha hecho muy común el rodaje de películas, donde la realidad de los barrios de Caracas llega a la pantalla grande. Y es aquí donde Jackson Gutiérrez se ha formado como director de 17 películas en las que destaca; Caracas: las dos caras de la vida.  La delincuencia, el barrio, los asesinatos, son los principales protagonistas de estos metrajes. Con Azotes de barrio, se repite las mismas situaciones de los rodajes anteriores por Gutiérrez, esta vez con ayuda en la dirección de Carlos Malavé, quien a su vez estuvo en el guion con Alejandro Hidalgo al igual que la producción ejecutiva, Malavé y Gutiérrez  le ponen a este film el toque personal que los caracteriza.

La película plasma en 93 minutos la historia de Donay (Da Silva), un joven que cumple los últimos meses de condena en la cárcel y de visita conoce a Alicia (Mariana Francisco), con quien comienza una relación, a su vez Donay decide cambiar y comenzar de nuevo su vida junto a Alicia. Al salir de la cárcel Donay busca el amor, pero ambos se dan cuenta que no está fácil, pues Alicia tiene una relación con Garimpeiro (Jackson Gutiérrez) un azote de barrio que lo hará regresar a las andanzas antiguas y darse cuenta que la vida le ha jugado mal. La venganza  será la que lleve a Donay a una maraña de decisiones.

En el Festival de cine, largos y cortos de Oriente 2012, Alexander Da Silva y Mariana Francisco ganaron un premio por sus interpretaciones en el filme. Y ciertamente, Da Silva no tuvo una buena interpretación que digamos, más que un azote de barrio parece un actor asustado por sus próximas líneas, ya que en una que otra escena parecía confundido o no le era familiar lo que estaba interpretando. El director pero también protagonista Jackson Gutiérrez, no tuvo tampoco la mejor actuación, y es que haber sido azote de barrio no significa que haga muy bien ese papel, pues a Gutiérrez le fue menos creíble las escenas ya que está acostumbrado a filmar hechos bastante exagerados . Sin embargo, Da Silva logro captar los gestos, el vocabulario, y hasta la forma de pararse de un delincuente, eso es válido, sin olvidar a Mariana que a pesar de haber tenido unas líneas de un guion bastante débil las interpreto como toda una mujer de la barriada, por  su parte Gutiérrez -debería  incursionar en otro estilo- intentando que le salga un poco mejor que relatar a los venezolanos  la situación del país cuando ya es bastante obvia.

Otro punto menos para Azotes de Barrio, fueron las escenas jocosas y bastante pornográficas, así como también el vocabulario excéntrico, grosero y de mal gusto, que tachan el largometraje como exagerado y vulgar. Dándole el último puesto como película venezolana, ya que ni las actuaciones de los famosos cantantes de rap “Tres Dueños” logro rescatar las escenas, aunque sus actuaciones se tendían en minutos hacia la comedia, no solían dar la respuesta inmediata para que el espectador lograra captar y poder reírse de las escenas o de las líneas.

En conclusión, Azotes de Barrio no tiene un punto más que el de Carlos Malavé, por lograr terminar un film de ese nivel sin dejar en suspenso, y queda como un rodaje de segunda por la ausencia de una historia bien estructurada. No interesa al espectador más que unas cuantas miles detonaciones ficticias, y las imágenes de la barriada en todo su esplendor. Con el material de los cerros caraqueños en todo lo ancho y largo pudo haber sido una mejor película, con mejores argumentos y una fuerte historia. No es recomendable verla en cine. 

FICHA TECNICA

GENERO: DRAMA
CLASIFICACION: C
FECHA DE ESTRENO: 3 DE MAYO DEL 2013
DIRECTOR: CARLOS MALAVE, JACKSON GUTIERREZ
ELENCO: ALEXANDER DA SILVA ( DONAY) MARIANA FRANCISCO ( ALICIA) JACKSON GUTIERREZ ( GARIMPEIRO )
MUSICA: LOS TRES DUEÑOS

Adayris Castillo

0 Response to "Critica de la película Azotes de Barrio "

Publicar un comentario en la entrada